Concupiscencia

*Hubo un tiempo de mi adolescencia en que ardí en deseos de atarme a las cosas más bajas y osé envilecerme con varios y sombríos amores, y se marchitó mi hermosura, y me volví podredumbre ante tus ojos por agradarme a mí y desear agradar a los ojos de los hombres. (Conf. 2, 1, 1).

*No digas: \»no puedo sujetar, llevar y frenar esta carne\»; recibes ayuda para que lo puedas (Enr. in ps. 40, 5).